Llegan las cenas de empresa

Llegan las cenas de empresa, a punto de entrar en el mes de diciembre, y que ya no sólo se concentran los días previos a la Navidad, sino que muchas se organizan durante todo el mes. ¿No sabes qué ponerte? En nuestro post de esta semana te ofrecemos consejos para elegir tu mejor look.

Comenzamos por una premisa importante, se trata de un evento, pero al que vas a asistir con personas con las que trabajas a diario…y a las que vas a ver después de esta cena. Por lo tanto, nada de excesos, escotes infinitos, vestidos sexys y mucho brilli brilli, si no quieres ser la comidilla de los corrillos del trabajo al día siguiente.

Importante adaptarse a la hora y el lugar

Partimos de la base de que no es lo mismo una comida que una cena; y por supuesto el restaurante donde acudís a comer todos los días que un lugar más selecto. En el caso de que sea comida, ten en cuenta que, ese día, vas a ir a trabajar antes de asistir a la comida, por lo que quizá ir demasiado arreglada te resulte incómodo. Y si hablamos del lugar, pues ocurre lo mismo. La principal premisa que has de tener en cuenta es que tu outfit debe ser el reflejo de ti misma. Apostar por prendas clásicas es garantía de éxito. Todas queremos que se fijen en nosotras, pero porque nuestro aspecto es elegante y glamuroso, no porque sea escandaloso.

Por eso, un little black dress es una opción ideal para este tipo de eventos. Un vestido negro, de líneas rectas y sencillas y acompañado de complementos un poco más especiales es una de las opciones más válidas. Si eres de pantalón, ¿por qué vas a renunciar a tu estilo ese día? Te proponemos unos pantalones rectos o tipo palazzo, combinados con una blusa o top lencero y una chaqueta tipo blazer o Chanel.

La falda puede convertirse en el elemento diferencial que aporte ese toque festivo que tiene el evento. Puedes optar por un modelo con flecos, encaje o cortes asimétricos. Y así como te aconsejamos que no abuses de las lentejuelas y los brillos, te recomendamos encarecidamente que utilices el terciopelo, porque aporta ese toque de sofisticación que, en este caso, te invita a cumplir nuestra máxima de menos es más.

¿Y sobre colores?

Los colores blancos, negros y neutros nunca fallan, así como sus combinaciones entre sí. Pero no descartes el rojo o el granate. Los dorados y los plateados, mejor utilízalos para los complementos. En esta ocasión, los detalles son los que verdaderamente pueden marcar la diferencia: un maquillaje natural rematado con unos labios rojos, unos pendientes XXL, un clutch de fiesta o unos stilettos resaltarán tu aspecto habitual sin recurrir a grandes estridencias.

Y un último consejo sobre el peinado. La cena de empresa no es un buen momento para hacer experimentos. Recurre a un look que ya hayas probado y con el que te sientas cómoda, y en cualquier caso, puedes añadirle un pequeño complemento como una peineta para darle ese toque especial.

Confiamos que estos consejos os sirvan de ayuda para elegir vuestro próximo outfit para la cena de empresa. Pero si aún estáis indecisas, os esperamos para ayudaros a elegir. Puedes visitarnos en General Pardiñas, 17. Estaremos encantadas de ayudarte y de disfrutar del momento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *