Las 10 claves para elegir tu traje de novia

¿Por qué diez claves para elegir vuestro traje de novia? Pues porque el traje de tu boda es, seguramente después de elegir la fecha y el lugar de celebración, la primera ardua tarea a la que has de enfrentarte, y nuestro consejo es que cuanto antes lo hagas mejor y que disfrutes del proceso. Y no olvides que ese día especialmente tú eres la protagonista, y en un porcentaje muy elevado como consecuencia de tu vestido.

Así que, aunque tu fecha de boda te parezca aún lejana, si estás viendo opciones para elegir tu traje para ese día tan especial, estas son nuestras recomendaciones:

1.- El vestido tiene que representarte. Por mucho que siempre hayas soñado con vestir el día de tu boda un traje de princesa, si tu estilo y forma de ser no cuadra con ese look, ni lo intentes. Tu vestido tiene que ser un reflejo de tu forma de ser, pero también tiene que ajustarse a tu complexión y a tu altura. La elección de la tela, de la forma del vestido, de los detalles podrán resaltar tu aspecto o arruinarlo. Y otros datos que has de tener en cuenta: la fecha, el lugar y la hora. No es lo mismo casarse en agosto, a las ocho de la tarde y al aire libre, que casarse en diciembre, a las doce de la mañana y en la Catedral de Toledo, por poner un ejemplo.

No re sientas disfrazada. ¡Se tú misma!

2.- Marca tu presupuesto. Se sincera contigo misma a la hora de establecer el máximo presupuesto que puedes gastarte. Y si lo pagan otras personas, tampoco les arruines optando por un modelo que se sale de vuestras posibilidades económicas. Los verdaderos profesionales que confeccionamos trajes de novia siempre sacamos el máximo provecho a la inversión que realizan nuestras novias. No siempre el precio marca el resultado.

3.- Prueba varios modelos. A veces vamos con una idea preconcebida de lo que queremos para ese día, y no siempre nos queda tan fabuloso como imaginábamos. Nuestro consejo es que te pruebes varios vestidos, de distintas formas, y déjate aconsejar sobre cual te favorece más según tu silueta. Para los días de prueba, intenta ir peinada, maquillada y con la ropa interior adecuada. No es necesario que repliques tu idea de peinado para el día de tu boda, pero si que tu aspecto sea el adecuado para probarte este tipo de prendas. Probablemente el peinado y el maquillaje variarán una vez que hayas elegido el traje.

4.- Elige bien a tus acompañantes. Madres, abuelas, amigas, la elección del vestido es siempre un momento entrañable que todas las novias quieren vivir rodeadas de las personas en las que más confían y más quieren. Pero también ten en cuenta la opinión de los profesionales que te atienden, porque a veces el cariño nos hace ser subjetivos y tus acompañantes pueden aconsejarte un modelo que decididamente no es para ti. 

Volvemos a la clave primera, ¡se tú misma!

5.- Tú tienes la última palabra. Decide por ti misma, porque al final eres tú la que lleva el vestido y no él a ti. Escucha los consejos de tus acompañantes pero el traje debe hacerte sentirte cómoda y mostrar cómo eres tú. 

El traje de novia debe mostrar cómo eres

6.- Elige el momento más adecuado para comenzar a buscar tu traje. Como bien dice el refrán: sin prisa pero sin pausa. No tomes una decisión tan importante como tu traje de novia en momentos de estrés o de forma precipitada porque tienes mucho trabajo o que ocuparte de otros asuntos de la ceremonia.

7.- Ponte en manos de auténticos profesionales. Para ese día no hagas experimentos. Déjate aconsejar y hazte escuchar ponte en manos de profesionales y el resultado no defraudará. En Cristina Cendoya encontrarás el lugar perfecto porque podrás contarnos tus gustos y nosotras diseñaremos contigo tu vestido ideal, tanto si eres una novia tradicional, como alternativa o se trata de una ceremonia temática.

8.- Visualízate en conjunto. Un vestido no puede decir nada o decirlo todo con una buena elección de zapatos, tiara, velo, y otros complementos como guantes, estola o capa. Recuerda lo que ya te recomendamos anteriormente, el peinado y el maquillaje son fundamentales, y seguro que irán marcados por tu forma de ser y tu traje.

Un vestido no puede decir nada o decirlo todo con una buena elección de zapatos, tiara, velo, y otros complementos como guantes, estola o capa

9.- No mires más. Una vez has tomada la decisión, ni se te ocurra seguir viendo más vestidos, porque en el proceso de organización de tu boda tendrás tantas cosas que hacer y que elegir que, en algún momento, te sentirás indecisa.

10.- Y por último ¡Relájate y disfruta! El proceso de elección de un traje de novia es único: el diseño, las pruebas, la entrega, todo forma parte de una de las experiencias más importantes de tu vida, la de unirte a la persona que amas. 

Disfruta de uno de los días más felices de tu vida