El estilo no entiende de tallas y no hay nada más frustrante para una mujer que entrar a una tienda de ropa, preguntar por una prenda y que la persona que le atienda le diga, con cara de desprecio: ¡uy para Vd., no hay talla!

Y esto es lo que ocurre a la mayoría de mujeres reales, que no encajan en los cánones de belleza que la industria de la moda marca, desde hace más de tres décadas. Extrema delgadez, aspecto enfermizo, tallas imposibles son la tónica general de los desfiles de los grandes modistos y los encuentros internacionales más destacados de la moda. A pesar de que se haya legislado sobre ello, y en el caso concreto de la Mercedes Fashion Week de Madrid, no se permita desfilar a modelos con un índice de masa corporal inferior a 18.

El caso más conocido es el de Los Ángeles de Victoria’s Secret. Algunas de las ex-modelos se han atrevido a contar el auténtico calvario del mes previo al gran desfile: dietas estrictas, mucho ejercicio, dormir un mínimo de siete horas, de dos a cuatro litros de agua al día, y nada de comer carbo-hidratos o cualquier alimento que pueda provocar inflamación, en las horas previas al desfile.

El polémico Karl Lagerfield sentía aversión por todas aquellas mujeres que tuvieran una talla mayor a la 38. Lo que muchos no saben es que el diseñador tuvo problemas con el peso y adelgazó 40 kgs., quizá aquello le marcó hasta el punto de no tener ningún reparo en calificar de gordas a mujeres como Adele; afirmar que los estampados son para gordas; y arremeter contra toda aquella que se atrevía a quejarse de que sus diseños no estuviesen pensados para tallas más grandes.

Moda curvy

Como respuesta a estas circunstancias, son muchas las mujeres que se han rebelado y han exigido vestirse de moda actual, con independencia de su edad y su peso. Ahora se habla de lo curvy, pero tampoco echemos las campanas al vuelo. Este concepto tan solo abarca hasta la talla 42. ¿Y para las que sobrepasan esta talla? ¿No tienen derecho a vestir de forma elegante, casual o cómo ellas deseen?

El peso no influye en el estilo, y de lo que se trata es de sacar el mayor partido a cada mujer, según su complexión y sus gustos. Y es ahí donde entra en juego el papel de los profesionales de la moda. Porque detrás de cada mujer hay un estilo propio, que refleja su esencia.

En Cristina Cendoya, cuando se trata de diseño y confección a medida, nos gusta hablar con cada una de las mujeres que acuden a nosotras, conocer sus gustos, analizar qué le va a sentar bien y qué no, y hacerle una propuesta que le haga sentirse cómoda, elegante y sobre todo ¡feliz!

Pero también somos sensibles a esta demanda en las prendas prêt à porter que vendemos, y en esta colección de verano hemos incorporado hasta la talla 50, para que puedas elegir entre lo que más te gusta, sin sentirte condicionada por la talla.

Desde nuestro blog, queremos animar a todas aquellas mujeres que se sienten presionadas por la talla. ¡Lo importante eres tú! Ven a vernos y disfruta de probarte toda nuestra colección para disfrutar de un verano cómodo, pero sin renunciar al estilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *