Boda por sorpresa, ¿Qué hago? No eres la única. De repente un primo tuyo que vive en Dublín, que hace años que no ves, se casa en España, aprovechando el verano, y a tu madre se le ha olvidado decírtelo. O se puede dar el caso de que tu hermana te llama para decirte que tu sobrino, el de Dublín, se casa. ¡Mujer, ya sabes cómo son estos chicos de hoy, que dicen que se casan y se casan! Vamos que te  encuentras con el dilema de qué ponerte. ¡Y no hay excusas para escabullirse!

Nada de dramas, todo tiene solución, a no ser que asistas este próximo sábado a la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio, en Sevilla,  en el que las mujeres no pueden llevar vestidos de tonos blanco, rojo, rosa, naranja o verde.

El blanco es un color prohibido en las bodas, salvo cuando en la propia invitación se indica que se acuda de blanco, porque la ceremonia se va a celebrar en la playa, o a los novios quieren organizar una ceremonia original. El negro, sólo si no eres muy allegada a los novios, y preferiblemente para un evento de tarde noche. Recuerda que en verano los tonos oscuros como el negro o marinos las prendas tienden a concentrar el calor.

Tejidos vaporosos y fresquitos

Elige tejidos que te aporten comodidad; crepes finos, gasas, algún tul, encajes, o una organza en liso o bordada; y como siempre insistimos, opta por prendas que luego puedas combinar. Dos piezas, bien con pantalón o falda, el socorrido mono que sabes que vas a utilizar el resto del verano; o también puedes tener una prenda elegante de otras ocasiones, a la que simplemente combinando con otra pieza te soluciona el problema.

En verano, y más con el calor que llega, tendemos a preferir vestidos de tirantes, o manga corta. Piensa mucho en tu complexión, y en cómo vas a lucir esa prenda. Y si la ceremonia es religiosa, por respeto al espacio, puedes cubrirte los hombros con bonito chal, o comprarte una torera o bolero que puedas reutilizar.

Si eres lectora asidua de nuestro blog, ya sabrás que hay colores que nos sientan mejor o peor dependiendo de nuestro tono de piel. Pero si es cierto que, especialmente cuando llega el verano, y hemos tomado el sol, nos favorecen mucho más, como es el caso del amarillo.

¿y sobre los tocados?

Pues siempre te decimos que marcan la diferencia, si sigues la norma de que cuanto más tarde se celebre el evento menor sea el tamaño del tocado que elijas. Si la boda es por la mañana, ¡atrévete con la pamela!, o con sombreros divertidos tipo canotier, adornados con flores. La meteorología cuenta a nuestro favor. Si la boda es por la tarde, elige un tocado de menor tamaño, y en cuanto a su diseño: pues eso depende de ti, si lo prefieres sobrio o más divertido. Plumas, tul, lazos, peinetas. Que tu imaginación y la nuestra echen a volar para conseguir el complemento con el que te sientas verdaderamente cómoda y seas en esencia tú misma.

En Cristina Cendoya, además de contar con nuestro atelier de diseño y confección exclusiva y a medida, disponemos de un buen “fondo”, para asesorarte y que puedas adquirir tu prenda prêt à porter, pero con estilo, elegancia, y sobre todo de excelente calidad.

¡No pierdas más el tiempo! Ven a vernos y te ayudamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *