¡Boda a la vista!, serás la invitada perfecta

¡Boda a la vista!, serás la invitada perfecta si sigues las recomendaciones que te ofrecemos hoy en este post. Una boda es siempre motivo de alegría, porque tu mejor amiga, tu hermana, tu sobrina, tu nieta, tu prima o tu compañera de trabajo ha decidido dar uno de los pasos más importantes en su vida.

Lo cierto es que según tu edad, tendrás más o menos bodas al año. Obviamente si tienes entre 20 y 40 años, seguro que tienes más de tres o cuatro celebraciones, ¡incluso la tuya propia!

A todas nos gusta lucir nuestro mejor aspecto en esas fechas tan señaladas, si bien es cierto que si te han invitado a varias bodas, y coincides con los mismos invitados, estamos convencidas de que te preocuparás por lo que esta circunstancia va a repercutir en tu bolsillo.

Atenta al formato de la boda

Primeros factores a tener en cuenta: la época del año en la que se celebra; si se trata de una ceremonia civil o religiosa; y si los novios han marcado un dress code determinado porque se trata de una boda temática.

Una vez valorados estos aspectos, volvemos a la carga con nuestro mantra: ¡se fiel a ti misma! No te arriesgues a ponerte un vestido que no va con tu forma de ser ni tu estilo habitual, porque no te sentirás cómoda y no disfrutarás del evento. Elige prendas que te hagan sentirte segura, que refuercen tu esencia, y sobre todo que marquen un equilibrio entre lo que tú eres y lo que llevas puesto.

El entorno y tu papel mandan

Aunque en post anteriores ya hemos hablado de ciertas normas de protocolo que suelen seguirse para los protagonistas de ese día, tú, como invitada, tira de sentido común y no te agobies.

¿Puedo ir de largo? Si es por la tarde, no lo dudes, y si la ceremonia se celebra en la playa o en una finca apuesta por un look más informal y relajado.

¿Te han invitado a una boda religiosa? Nuestro consejo es que no arriesgues y optes por colores suaves y tejidos menos vaporosos.

El papel que juegas en la ceremonia también determina la elección de tu vestido. Si eres la mejor amiga o la hermana de la novia, evita colores claros que puedan confundirse con el color de su traje y apuesta por colores vivos, tonos pastel si la celebración es por la mañana y colores más oscuros si la ceremonia es por la tarde-noche.

Y lo mismo ocurre con los tocados. En la mañana puedes permitirte sombrero, pamela, máxi tocado, mini tocado, peineta, diadema, corona…cualquier adorno que se te ocurra y que vaya en consonancia con tu look. Si la boda se celebra por la tarde y continuará en la noche limita tus opciones: elimina las pamelas o sombreros de ala ancha, cuya principal misión es protegerte del sol. 

¿Sobre el bolso? siempre acertarás con un clutch

Otro caso que puede darse, asistes a la boda de un compañero de trabajo de tu pareja. En este caso, incluso puedes lucir un traje de color negro, aunque habitualmente este color no se utilice para estas celebraciones.

Y finalizamos este post con nuestra última recomendación: si tienes varias bodas a la vista, y la suerte de que no vas a coincidir con los invitados, piensa en looks que puedan ser fácilmente combinables con otras prendas. A una falda, a un pantalón o incluso a un mismo vestido, puedes sacarle un resultado absolutamente diferente utilizando otras prendas, diferentes tejidos y complementos.

Esperamos haberte ayudado, pero si aún tienes dudas, ¡ven a vernos! te convertiremos en la invitada perfecta.

Puedes seguirnos en Instagram, Facebook y Twitter