Añade plumas, te verás más elegante y sofisticada

Añade plumas, te verás más elegante y sofisticada porque, al igual que los flecos o los grandes collares de cuentas siempre nos recuerdan a la moda de la Belle Époque, aquellos años locos que se produjeron entre las dos guerras mundiales y cuyo epicentro fue París.

No queremos decir que antes no se utilizasen antes, de hecho, ya existe constancia de su uso en la Edad Media, pero estos complementos estaban reservados para la realeza, la nobleza, la alta burguesía, que podían permitirse un diseño exclusivo de sus prendas y añadir las plumas de aves más sofisticadas. Seguro que las cinéfilas recordaréis a la mítica actriz Marlène Dietrich envuelta en un abrigo blanco confeccionado con plumas de cisne, allá por los años 50 del siglo pasado.

Grandes diseñadores enamorados de las plumas

Si hacemos un repaso por la obra de los grandes diseñadores del siglo XX y de este siglo XXI, encontraremos que algunos de sus diseños incluyen plumas como un elemento que realza la feminidad y aporta lujo a la prenda: desde los históricos Cristóbal Balenciaga, Christian Dior, Yves Saint Laurent, Givenchy y Chanel, hasta diseñadores más contemporáneos como Alexander McQueen, Elie Saab, o Dries Van Noten. Otro diseñador enamorado de las plumas es Peter Som, quien asegura que una falda de plumas a la rodilla y una camisa de corte masculino o camisola es garantía de éxito.

Añade plumas, te verás más elegante y sofisticada

Las plumas se utilizan, principalmente para decorar vestidos de coctail, de ceremonia, piezas de joyería, y por supuesto tocados, porque aportan una sensación de movimiento muy liviano. Son de origen natural y absorben bien el color, que se realiza con tintes naturales. Pero también se han extendido a zapatos, deportivas, camisetas, abanicos… Adaptando una frase del gran maestro Adolfo Domínguez: “La pluma es bella”.

la ley protege a las aves en peligro de extinción

En la actualidad, muchas plumas procedentes de las denominadas aves del paraíso tienen su uso prohibido a través de la Convención para la Protección de la Flora, Fauna y Bellezas Escénicas, conocida como Convención de Washington, que entró en vigor en 1995. Muchas plumas de otras especies de aves como gallos, faisanes, cisnes, pavos reales o avestruces se utilizan sin restricciones.

Naeem Khan, quien vistió en varias ocasiones a Michelle Obama para cenas de estado, siente pasión por el efecto nube que aportan las plumas de avestruz, al igual que otras plumas suaves como las de cisne o de pavo real. Otras plumas más duras, como las de gallo, son más apropiadas para una textura de falda o cazadora rock and roll.

En Cristina Cendoya nos gusta utilizar las plumas como remate en las mangas, o en el bajo de nuestros vestidos o faldas, bien por encima o por debajo de la rodilla. Y si quieres que tu diseño destaque, muestra tus piernas y elige unos buenos zapatos.

Por supuesto, las plumas son un componente fundamental en nuestros tocados, y conjuntado con flores, también como detalles para nuestros vestidos, especialmente sin son de un solo tono. No tengas miedo a introducir las plumas en tu look! Bien elegidas y con un tamaño adecuado, resaltarán tu elegancia y aportarán un toque de distinción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *